Pronunciamiento del Segundo Encuentro Latinoamericano de Salud Pública

El Segundo Encuentro Latinoamericano de Salud Pública realizado en la ciudad de Cali, los días 1, 2 y 3 de septiembre - cuyo propósito fue discutir las relaciones y los impactos de los modelos de Desarrollo en la salud, en el bienestar general y en la vida de todos- nos permite reconocer que la noción de desarrollo que emergió en el contexto de la segunda posguerra con el argumento de asegurar que los beneficios de los avances científicos y del progreso industrial de los países ricos estuvieran disponibles también para aquellos desde entonces llamados “subdesarrollados”, muestra hoy que no pudo ni podrá superar la pobreza y la desigualdad, y como consecuencia tampoco podrá garantizar el derecho a la salud. Por lo tanto consideramos:

  1. El contexto actual evidencia la permanencia de problemas estructurales: inequidad y concentración de riqueza, injusticia, pobreza extrema, deterioro ambiental y corrupción, a los cuales debemos responder con soluciones estructurales que demandan de la construcción de acuerdos colectivos sobre lo esencial saldando deudas históricas que recobren el buen vivir de las mujeres, los negros, indígenas, campesinos, ciudadanos habitantes de calle y de todos aquellos que han sido desproporcionalmente afectados.
  2. Este Segundo Encuentro ratifica que la salud pública es un campo transdisciplinar y transectorial que requiere un repensar de su objeto y un ajuste de sus prácticas. En ese sentido se invita a la academia a liderar un proceso de reflexión y compromiso en sus actividades de extensión, formación e investigación con la gente, entorno a categorías nuevas y conocidas, como las de promoción de la salud, participación, organización y trabajo con la comunidad, destierro, despojo, impacto de las economías extractivas, relaciones campo–ciudad, reconocimiento del valor de la diversidad intercultural, formación del sujeto político y políticas públicas.
  3. El derecho a la salud no se garantiza con la mera prestación de servicios de atención a la enfermedad, por lo tanto los salubristas deben garantizar que el asunto de la salud haga parte constitutiva de las agendas de otros sectores, de lo contrario seguiremos padeciendo las consecuencias extensivas del mal vivir. En Colombia, la reciente expedición de la Ley Estatutaria que reconoce el carácter fundamental del derecho a la salud como un derecho integral e integrador con otros derechos, deberes y libertades se convierte en una esperanza para modificar el modelo de seguridad social en salud que cumple casi un cuarto de siglo. Es tarea nuestra emprender acciones en esta dirección.
  4. El modelo de desarrollo ha sido una categoría hegemónica y avasallante que no nos ha permitido pensar en otros mundos y ha aniquilado nuestro derecho a soñar, por lo que una tarea prioritaria de los salubristas es repensar alternativas al desarrollo que recuperen y valoren los procesos de resistencia, la innovación social, la pervivencia de los pueblos indígenas y afro, el comercio justo, la agroecología, el cuidado y la conservación ambiental y la organización en red de las mujeres, de los jóvenes y estudiantes, entre otros procesos que vienen ocurriendo y que merecen ser visibilizados, respaldados y acompañados por la sociedad.
  5. La comprensión de subdesarrollo con la que somos descalificados y que nos mantuvo en una aparente minoría de edad, demanda de la construcción de nuevas categorías epistemológicas desde el Sur, nominaciones creativas construidas desde nuestra América Latina y del Caribe que partan de nuestras problemáticas y potencialidades, y del conocimiento profundo de nuestras raíces, ancestros, e historia.
  6. La categoría preponderante hoy más que nunca es el cuidado y la conservación ambiental, enmarcada en la recuperación de la comunión: ser humano – naturaleza; la salud pública debe trabajar en el campo de la Ecosalud, abordando soluciones integrales a las problemáticas de deforestación, deterioro ambiental, contaminación de las fuentes hídricas, minería, agroquímicos y plaguicidas.
  7. Los acuerdos de dejación de armas y construcción de una paz estable y duradera entre el gobierno nacional colombiano y la guerrilla de las FARC demandan de los salubristas como defensores de la vida, una acción decidida en favor del cese al fuego y la terminación del conflicto armado que a lo largo de 52 años ha aquejado a la nación colombiana, y ha causado cerca de 8 millones de víctimas, compatriotas que demandan de nuestra solidaridad y resolución por la paz.                     

Dada a los tres (3) días del mes de septiembre de 2016 en la ciudad de Cali, Valle del Cauca,

Documento del pronunciamiento

Fechas importantes

  • 17 de agosto de 2016 +

    Último día de pago de inscripciones para ponentes
  • 25 de agosto 2016 +

    Plazo para envío de presentaciones de trabajos aceptados
  • 1 de sept. 2016 +

    Inauguración Segundo Encuentro Latinoamericano de Salud Pública
  • Ver más fechas +

    Programe su agenda con las fechas importantes del Segundo Encuentro Latinoamericano de Salud Pública, Universidad del Valle, Cali, Colombia Ver más
  • 1